Como Secretaria   de Políticas Sociales y Empleo de UGT-Melilla Loly Creus.
UGT Melilla defiende una subida del SMI como la única solución a la crisis económica que azota Melilla desde hace tiempo, y agudizada sobre todo durante el crítico escenario de la pandemia. Para UGT, sin esta subida del SMI, no habrá salida de esta crisis profunda que padecemos, y por eso se hace necesario, y obligatorio, seguir incrementando el salario mínimo interprofesional en esta ciudad, por lo que se hace obligatorio, acabar con la política de bloqueo de subida salarial que mantienen los empresarios de Melilla desde hace más de una década.

UGT exige al Gobierno la apertura inmediata de un proceso de negociación para revalorizar este año el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), y la derogación de las reformas laborales.

Con esta nueva convocatoria, damos continuidad al proceso de movilizaciones iniciado a comienzos de año para exigir al Gobierno de coalición encabezado por Pedro Sánchez el cumplimiento de sus compromisos con las organizaciones sindicales y con la ciudadanía, reflejados claramente en el Acuerdo de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos.

UGT los buenos datos de paro revelan que la recuperación está cada vez más cerca gracias a la reactivación y a la vacunación pero no podemos bajar la guardia tenemos que hacer un último esfuerzo por sostener las rentas el empleo y el tejido productivo y mejorar la calidad de los contratos y para tener una recuperación que no deje a nadie atrás es necesario mejorar la protección social y el servicio público de empleo.

Como Secretaria   de Políticas Sociales y Empleo de UGT-Melilla Loly Creus, he valorado esta mañana los datos del paro  de la ciudad de Melilla, en el mes de junio. Considera que son positivos, el paro se ha reducido en 614 personas, ha sido  fundamentalmente en el sector servicios.


En estos días las ciudades de Ceuta y, en menor medida, Melilla, están sumidas en una crisis migratoria de proporciones desconocidas. Miles de personas, aparentemente de origen marroquí, han traspasado la frontera española de las ciudades de referencia, superando los controles establecidos y creando una situación de inseguridad y confusión en los territorios referidos que ven sobrepasados todos sus recursos. El fenómeno migratorio requiere soluciones adecuadas y de justicia social a uno y otro lado de las fronteras.

La UGT exige que este año alcance ya los 1.000 euros al mes. Por otro lado, también es preciso abordar, de manera inmediata, y la derogación de las reformas laborales del 2012, para que la recuperación no se asiente sobre la precariedad y temporalidad de empleos, como ocurre ahora.

Es por lo que queremos desde UGT-Melilla, reivindicar una vez más, un mundo del trabajo más justo, más equitativo y más solidario; y hacer un reconocimiento público y explícito a todas esas personas trabajadoras que han formado parte de esos servicios esenciales en unos momentos y escenarios tan complicados.