El Secretario General de UGT-Melilla  Paco Díaz, informa que la reivindicación del sindicato en la ciudad, por  la cual se  pedía que los trabajadores transfronterizos recibieran el mismo trato a través de los ERTES que cualquier trabajador residente en la ciudad, ha sido atendida por el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social y el propio Ministerio de Trabajo.

Desde el primer minuto ante la explosión de esta crisis sanitaria que está afectando de forma grave a la propia economía y con ellos a los trabajadores y trabajadoras, el sindicato puso en conocimiento del Secretario General de UGT-España, Pepe Álvarez, la situación en que quedaban los trabajadores transfronterizos, tras la declaración del Estado de Alarma y el cierre de frontera con Marruecos.

El Ministerio de Igualdad, en colaboración con la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, ha puesto en marcha un Plan de Contingencia contra la Violencia de Género ante la crisis del COVID19, aprobado en Consejo de Ministros el pasado 17 de marzo. Entre las medidas impulsadas desde este plan, se encuentra la realización de una campaña institucional para la prevención de la violencia machista.

UGT informa que esta tarde se producirá una reunión entre INGESA y el Hotel Melilla Puerto para firmar un acuerdo por el cual el personal de INGESA, sanitario y no sanitario, así como ambulancias, puedan pernoctar en el hotel para no contagiar a sus familias. La pernoctación parece estar encauzada, faltaría concretar la manutención y la limpieza de los uniformes que se negociaría para que la CAM se hiciera cargo del pago de las mismas.A UGT le gustaría hacer un llamamiento para que también se incluya en este acuerdo al resto del personal de riesgo de nuestra ciudad.

 

Consideran que si el Gobierno y las autoridades sanitarias creen que es una medida necesaria para frenar la pandemia, se debe apoyar y posteriormente pactar en la negociación colectiva la recuperación de esas horas.

CCOO y UGT apoyan el anuncio del presidente del Gobierno de que todos los trabajadores y trabajadoras de actividades no esenciales deberán quedarse en casa desde el 30 de marzo hasta el 9 de abril con un permiso retribuido, porque responde a la recomendación de los expertos para frenar la propagación del coronavirus.
Ambas organizaciones insisten en que las personas que trabajan en actividades esenciales deben contar con todas las medidas de protección necesarias para garantizar su seguridad y su salud.